La aprobación del Estatuto de Consumidores Electrointensivos puede suponer cierto alivio para una Industria muy afectada por la COVID-19