Aspectos Generales

Actualmente en España hay 764 hospitales entre públicos y privados que cuentan con un total de más de 145.000 camas. Dan trabajo de forma directa a medio millón de personas, realizan 80 millones de consultas al año e ingresan a 5 millones de pacientes.

Consumo energético

Los hospitales españoles tienen una alta variabilidad de consumos en función del estado de las instalaciones y de su tipología, un hospital puede consumir entre 20-60 mil kWh por cama, unas 20 toneladas medias de CO2, lo que implicaría entre 180 y 580 euros mes: consume más una cama de hospital que un domicilio. Por metro cuadrado sería entre 150 kWh y 350 kWh. Aproximadamente el consumo de los hospitales es de 6 mil GWh lo que implica un consumo del 2% sobre el total del país.

Hospital_web

En los hospitales se consume energía durante todos los días del año, 8760 horas, energía eléctrica y combustible como gasoil o propano. La mayor parte de esta energía se dedica a la climatización de las diferentes estancias del edificio, la ventilación, la iluminación y el suministro de agua caliente.

Situación actual y propuestas

Mejorar la eficiencia en el consumo energético en los hospitales conlleva numerosas ventajas. La más tangible es el ahorro económico, que puede ser superior al 20% con paybacks (períodos de retorno de inversión) medios de tres años.

Además del ahorro económico, otras ventajas de la mejora de eficiencia son:

  • Mejores condiciones y más confort para los pacientes y trabajadores del hospital.
  • Cumplimiento de normativas en materia de consumo energético y eficiencia.
  • Efecto positivo sobre la imagen del hospital a través de una publicidad adecuada de las mejoras introducidas y los resultados obtenidos, lo que a su vez puede conllevar beneficios económicos.
  • Concienciación social.
  • Beneficios sobre el medio ambiente, puesto que un menor consumo energético implica una menor emisión de gases de efecto invernadero.

Mejoras que se pueden introducir en un hospital con el objetivo de mejorar la eficiencia energética: destacan las referentes a los sistemas de climatización e iluminación, puesto que son los que presentan las mejores oportunidades de ahorro.

Sistemas de climatización

  • Detección de espacios con temperaturas inadecuadas. Con la colaboración de los empleados y un buen sistema de comunicación, es posible detectar de forma rápida los espacios donde la temperatura no es la adecuada, lo que delata una mala configuración del sistema, una avería o una fuga de calor. Actuar rápidamente sobre estos problemas ahorrará mucha energía y mejorará el bienestar de los pacientes y empleados.
  • Revisión periódica de los termostatos y temporizadores. A menudo la configuración de los temporizadores y termostatos se modifica por un cambio temporal en el régimen de uso de la estancia y luego no se piensa en reponer la configuración original. Es importante revisar a menudo estos dispositivos para asegurarse que la configuración es la correcta.
  • Definición de zonas diferentes según las necesidades de clima. No todas las estancias del hospital necesitan la misma temperatura ni están ocupadas las mismas horas. Diferenciar las zonas y programar la climatización de forma independiente en cada una de ellas evitará derroches innecesarios.
  • Implantación de sistemas de control inteligentes que anticipan los cambios de temperatura en función de las condiciones meteorológicas.
  • Uso de una banda muerta lo suficientemente ancha: la banda muerta es el intervalo de temperaturas entre la temperatura por debajo de la cual se enciende el sistema de calefacción y la temperatura por encima de la cual funciona la refrigeración. Una banda muerta adecuada evitará que la calefacción y la refrigeración funcionen al mismo tiempo.

Ventilación

El sistema de ventilación es un componente muy importante en un hospital dadas las especiales necesidades de desinfección y renovación del aire. Los motores de los ventiladores suponen una parte muy importante del consumo total energético del hospital.

  • Es interesante diferenciar las zonas sin necesidades especiales de ventilación (zonas administrativas por ejemplo) que pueden usar un sistema similar al que se usa en áreas comerciales de las zonas sanitarias que precisan una mayor tasa de renovación del aire. Se debe hacer circular el aire de las zonas limpias a las zonas con más presencia de agentes infecciosos para aprovechar al máximo el sistema.
  • El uso de ventiladores con velocidad variable permite regular la potencia del sistema de ventilación según las necesidades en cada momento.
  • En aquellas situaciones en que es posible, es importante usar la ventilación natural para ahorrar energía. Si los ventiladores tienen velocidad regulable se puede aprovechar al máximo la ventilación natural y complementarla a la vez con ventilación forzada si es necesario.
  • El mantenimiento regular del sistema de ventilación permitirá detectar fugas, obstrucciones en filtros, etc. que disparan el consumo de los ventiladores.
  • Sistema de gestión de la energía en el edificio (BEMS)

Iluminación

La iluminación puede suponer más del 20% de la energía usada en un hospital, o el 35% de la electricidad.

  • Instalación de lámparas de bajo consumo. Sustitución de los fluorescentes ordinarios, cuando acabe su vida, por fluorescentes trifósoforo que proporcionan una luz más parecida a la natural y duran más.
  • Uso de LEDs. Los LEDs son el tipo de lámpara más eficiente que se puede encontrar en el mercado actualmente. Su coste es mayor que el de los fluorescentes pero la inversión se recupera.
  • Uso de circuitos en paralelo que permitan apagar las luces más próximas a las ventanas independientemente de las otras. Así no se deben tener encendidas las luces allí donde la iluminación natural es suficiente, dando también más confort a los pacientes.
  • Apagado manual de las luces cuando no son necesarias. Concienciación de los empleados de la importancia del ahorro energético. Control periódico para detectar luces encendidas innecesariamente.
  • Encendido/apagado automático de las luces mediante detectores de presencia y temporizadores.

Cogeneración

Los sistemas de cogeneración se alimentan de combustibles como el gasoil y generan electricidad y calor simultáneamente, de forma que la eficiencia del sistema es mayor que la de un generador del cual sólo se aprovecha la electricidad. Si la generación de calor es superior a la demanda del hospital el calor en exceso se puede vender a consumidores cercanos como industrias o zonas residenciales. Un sistema de cogeneración tiene unos costes iniciales elevados, por lo que es necesario realizar un acurado estudio en cada caso antes de tomar una decisión.

Aislamiento

Dos tercios del calor generado en un hospital se pierden a través de las paredes y techos del edificio (el tercio restante se va por las puertas, ventanas y sistemas de ventilación). Es obvio por lo tanto que una mejora en el aislamiento del hospital puede conllevar una reducción drástica de las pérdidas de calor (o de las entradas indeseadas de calor, en los meses de verano) y de los costes de climatización.

  • El mantenimiento regular del edificio es de importancia vital para reducir las pérdidas. Paredes degradadas, cristales rotos o ventanas que no cierran bien se deben reparar con la mayor celeridad.
  • Mejora del aislamiento. Siempre que se realicen reformas en el edificio se pueden aprovechar para mejorar el aislamiento de este, instalando mejores materiales o rellenando los espacios interiores del techo y paredes con materiales aislantes.

Sistemas de Gestión Energética

Un sistema de gestión energética (SGE) se basa en una red integrada de control de diferentes subsistemas como la calefacción, la ventilación o el aire acondicionado, proveídos de dispositivos de monitorización y control. Todos estos subsistemas se pueden controlar y coordinar desde un ordenador central, lo que permite realizar ajustes en tiempo real y evitar descoordinaciones entre ellos. El SGE está programado para realizar automáticamente los ajustes necesarios para optimizar la eficiencia en el uso de la energía.

Solicite información sin compromiso:

*denota un campo obligatorio