Fondo Nacional de Eficiencia Energética

Obligaciones de aportación al Fondo Nacional de Eficiencia Energética para 2017

Las empresas energéticas aportarán 205 millones de euros al fondo de eficiencia energética en 2017

El BOE publicó el pasado 24 de Marzo la Orden ETU/258/2017, por la que se establecen las obligaciones de aportación al Fondo Nacional de Eficiencia Energética para este año, en cumplimiento de la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo.

Según la directiva Europea, es tarea de cada país establecer un sistema de obligaciones de eficiencia energética mediante el cual los distribuidores de energía y/o las empresas minoristas de venta de energía quedarán obligados a alcanzar en el año 2020 el objetivo de ahorro indicado mediante la consecución anual, a partir del año 2014, de un ahorro equivalente al 1,5 % de sus ventas anuales de energía.

Este Fondo permite la puesta en marcha del Programa de Ayudas para el Ahorro y la Eficiencia Energética del IDAE, un conjunto mecanismos de apoyo económico y financiero, asistencia técnica, formación e información para aumentar la eficiencia energética en diferentes sectores y ayudar a conseguir el objetivo de ahorro establecido, que en el caso de España será de 15.979 ktep.

En el caso del sector eléctrico, se computa la energía vendida al consumidor final, mientras que en el de los operadores petrolíferos al por mayor se contabiliza la energía vendida a nivel nacional para su posterior distribución al por menor y a consumidores finales. La contribución deberá ingresarse en cuatro pagos iguales a lo largo de 2017, no más tarde del 31 de marzo, del 30 de junio, del 30 de septiembre y del 31 de diciembre, por el importe resultante de multiplicar su obligación de ahorro anual por la equivalencia financiera correspondiente.

La resolución de Industria de hace unos días fija para el ejercicio 2017 un objetivo de ahorro agregado de 262.000 toneladas equivalentes de petróleo, o de 3.046,51 gigavatios hora (GWh). La equivalencia financiera se establece en 0,789728 millones de euros por ktep ahorrado, o 67.916,58 € por GWh ahorrado, de ahí la suma de 205,4 millones de euros que tendrán que ingresar las empresas energéticas españolas (11 millones menos que el año pasado), y serán una vez más las grandes empresas las que harán las principales aportaciones:

Repsol: más de 42 millones de euros

Endesa: más de 29 millones de euros

Gas Natural Fenosa: casi 27 millones de euros

Cepsa: más de 23,6 millones de euros

Iberdrola: casi 15 millones de euros.

Las empresas afectadas han recurrido, año tras año, contra el Fondo Nacional de Eficiencia Energética ante el Tribunal Supremo. Todas ellas ponen en cuestión la metodología utilizada para el reparto de pagos, alegando que el fondo no cumple los objetivos de ahorro, que es más bien “un impuesto encubierto” o “vía de financiación” del IDAE (que es quien lo gestiona). La principal reivindicación era que de las dos opciones que ofrece la directiva (pagar el importe al fondo o acogerse al sistema de ahorro energético), la ley española sólo permitía el pago como único mecanismo de ahorro.

El Tribunal Supremo duda que el fondo creado por el Gobierno en 2014 sea compatible con la directiva comunitaria de ahorro energético, por lo que acordó el pasado octubre de 2016 plantear una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la ley 18/2014 (donde se recoge el sistema nacional de obligaciones de ahorro).

El fondo de eficiencia energética está totalmente repercutido en la factura. Lo pagamos son todos los consumidores.

Quedamos a la espera de ver cómo se concretan las lineas de ayudas de eficiencia energética.

Seguiremos informando.