Baja el futuro y sube el precio indexado de la electricidad

Ahorro_Casa-03

El precio de la electricidad en los mercados mayoristas sigue su montaña rusa, desde los 63 euros MGWh de diciembre 2013 a a 17,1 en febrero, y a 60,3 hasta el 9 de septiembre.

Baja el futuro

El precio del futuro en OMIP baja a 47,8 para el 2015 y los futuros de 48,5 para el último trimestre del año, nos parece anticipar una bajada de precios en las próximas semanas.

Es importante revisar la diferencia entre la media del SPOT y del FUTURO, hasta ahora siempre ha sido mejor comprar en indexado, precio variable, que tener una oferta cerrada, la misma afirmación la trasladamos al usuario doméstico. En lo que llevamos de año la diferencia es superior al 25%. Si un comercial simpático le hace una oferta a precio cerrado con descuento, desconfíe. Y no digamos ganar o dejar de ganar un 25% en acometidas de alta tensión, es mucho dinero para dejarlo al azar. Vale la pena pensárselo.

El barril de brent sigue su moderación a precios por debajo de los 100$ (abarata el precio del kWh) y el euro su todavía ligera bajada respecto al dollar en 1,29 dollar/euro (encarece el precio del kWh) por las inyecciones monetarias del BCE.

El problema sigue siendo el déficit y la deuda acumulada que parece tener una “solución”, o un “enfoque de solución”, con los cambios previstos en la circular 3/2014, de 2 de julio, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, por la que se establece la metodología para el cálculo de los peajes de transporte y distribución de electricidad que se prevé que incrementen sustancialmente el coste de la potencia. Seguiremos el tema de cerca.

Con la nueva metodología, que será vigente en enero del 2015 hay cambios en la periodificación, por ejemplo el p1 (punta punta, o precio caro) pasa a tener 1500 horas en lugar de las 800 horas actuales, se eliminan las tarifas 2.1 y 3.1, y la imputación de los peajes de distribución y transporte pasa al 100% para baja tensión y al 75% en alta tensión. Descargar: ipsom.Circular-CambioPeriodos 3-2014.v2

En un entorno de caída de consumos, si queremos garantizar el pago del déficit, y ésta es nuestra prioridad, parece una buena medida. Si lo que buscamos es la competitividad del país en su conjunto, no nos parecería una buena medida. Es además una resistencia a la política en favor de la eficiencia energética y las renovables.

De todas formas, así como para las renovables sí es realmente un problema el abaratamiento artificial del precio de la energía, no lo sería tanto para la eficiencia energética ya que los equipos siguen también bajando de precio, con la misma o mayor proporcionalidad, y por tanto la rentabilidad de las inversiones en eficiencia energética sigue siendo muy alta.

No dude en contactar con nosotros para más información.